domingo, 20 de octubre de 2013

Prologo del libro "Historia Diplomática de Bolivia" de Jorge Escobari Cusicanqui (2013 sexta edición)

Por: Andrés Guzmán Escobari

La historia diplomática de Bolivia es en esencia un digno reflejo de la idiosincrasia boliviana en cuanto a la compleja mezcla de una cultura ancestral muy arraigada en sí misma y otra cultura importada y para muchos impuesta que representa los paradigmas políticos y económicos que dominaron el mundo desde que Bolivia alcanzó su independencia y que en nuestros días se expresa innegablemente dentro el incontrolable proceso de globalización.
En ese contexto, algunos de los diplomáticos bolivianos llegaron a priorizar intereses políticos, ideológicos y hasta personales por sobre el objetivo más importante de nuestra política exterior, el prevalecimiento de los intereses nacionales de Bolivia; mientras que otros, quizás los menos, actuaron con un verdadero fervor cívico e hicieron valer esos intereses.
Este libro toca todos estos temas desde una perspectiva si bien patriota y nacionalista, no menos realista y pertinente, relatando esa historia en base a los fundados argumentos que develan las grandes dificultades que enfrentó y aún enfrenta un país no tan poderoso como Bolivia en un escenario internacional dominado por las fuerzas que determinan lo que Hans Morgenthau denominó “equilibrio de poder”.
La presente obra que, - sin decirlo explícitamente-, se expresa en términos realistas, es sin duda el escrito más importante de la historiografía boliviana en su parte relativa a las relaciones internacionales, pues desde los libros de Miguel Mercado Moreira “Historia Internacional de Bolivia” y de Carlos Alberto Salinas Baldivieso “Historia Diplomática de Bolivia”, editados en 1930 y 1938, no se ha publicado un texto que contenga un análisis tan completo, riguroso y, según mi opinión, acertado, del desarrollo de la historia diplomática de Bolivia.
Sin querer desmerecer el valioso aporte de Jorge Soria Galvarro Rosales con su libro también titulado “Historia Diplomática de Bolivia” (2008) [1]; es importante destacar que la obra de Jorge Andrés Escobari Cusicanqui, además de contener un exhaustivo recuento histórico de los acontecimientos que macaron el desarrollo de nuestra diplomacia, incluye adicionalmente un análisis crítico de cada uno de esos acontecimientos que son presentados y desarrollados desde la visión de un hombre que estuvo más de treinta años al servicio de las rela- ciones internacionales de Bolivia y ocupó, en ese tiempo, los más altos cargos de representación y dirección de nuestro Ministerio de Relaciones Exteriores.
Sobre este último punto, resulta oportuno transcribir la advertencia que nuestro autor dejó en el prólogo de la quinta edición de esta obra: “Para apreciar el contenido y proyecciones de nuestra política internacional, no es suficiente la relación esquemática y cronológica de los sucesos estrictamente históricos; es preciso deducir, aunque sea tentativamente, el sentido o el mensaje de tales sucesos, vinculándolos con los acontecimientos actuales y señalando sus lógicas proyecciones”.
Es por tanto evidente que el propósito del autor fue dejar a los estudiantes de las relaciones internacionales de Bolivia, un texto que contribuya a examinar la historia con un criterio analítico y certero. Pero por sobre todo, transmitir a los encargados de dirigir nuestra política exterior los lineamientos que se deben seguir y el espíritu que se debe adoptar para solucionar los problemas que tiene nuestro país en el escenario internacional, priorizando el prevalecimiento de nuestros intereses nacionales y ejerciendo los derechos que por justicia nos corresponden.
En efecto, el análisis crítico que contiene este libro no sólo tiene una utilidad ilustrativa, que puede ser muy bien utilizada por quienes estudian las relaciones internacionales de Bolivia; sino también una utilidad estratégica, porque nos permite identificar a través de ese análisis, los desafíos que enfrenta la diplomacia boliviana en la actualidad.
Es por esto que la “Historia Diplomática de Bolivia” de Jorge Escobari Cusicanqui se ha convertido  en la principal referencia bibliográfica de los cursos sobre relaciones internacionales que imparten las universidades bolivianas y se ha constituido asimismo, desde hace varios años, en el texto de mayor relevancia para los postulantes a la Academia Diplomática Boliviana, de la cual nuestro autor fue fundador y quien escribe estas líneas fue alumno.
El hecho de que hoy estemos presentando la sexta edición de esta obra, es una clara muestra de su importancia, pues la decisión de reeditarla no sólo responde al deseo de rendir un merecido homenaje póstumo al autor, sino atender la gran demanda que tiene este libro, cuyas copias fueron totalmente agotadas en su última edición. 
Para abundar un poco más en su relevancia podemos citar el amplio, inequívoco, y hasta quizás unánime reconocimiento que este libro ha recibido de parte de los expertos en temas internacionales de nuestro país. Pues tenemos constancia que desde que se publicó la primera edición en 1972, varios ex cancilleres, internacionalistas e historiadores, han destacado ampliamente sus cualidades utilitarias y estratégicas[2].
Por otra parte, una muestra no tan grata de su relevancia es el plagio de varios acápites de esta obra acometido por Valentín Abecia Baldivieso en su libro “Las Relaciones Internacionales en la Historia de Bolivia”, publicado en 1979 y 1986, que evidencia por un lado la procacidad del plagiador y por otro, la lucidez de un análisis escrito que al no poder igualarse es burdamente copiado[3]
De una manera también controvertida e igualmente reveladora de la importancia del libro de referencia, el historiador chileno Carlos Bustos en su libro “Chile y Bolivia. Un largo Camino de la Independencia a Monterrey” editado en 2004, criticó la rigurosidad de la obra que aquí comentamos al decir que Escobari Cusicanqui no fundamentó la aseveración de que el Tratado de 1904 fue impuesto por la fuerza en los siguientes términos:
“Es curioso, además, que algunos de los principales detractores del acuerdo de 1904 – como el ex Canciller y Embajador Escobari -  eluden en algunas de sus obras un análisis más profundo sobre las circunstancias en que se negoció el aludido instrumento bilateral. En el Tomo 1 de la Historia Diplomática de Bolivia, edición 1978, se menciona una serie de elementos relacionados con la misión Köning en Bolivia y después se pasa a los esfuerzos que Bolivia habría hecho para buscar solución a su “enclaustramiento”. Invito a cualquier lector objetivo a examinar las páginas previas y posteriores a las que llevan los números 120 y 121, de dicha obra de Escobari Cusicanqui”.
Personalmente debo decir que decidí aceptar el desafío de Bustos no tanto por considerarme un “lector objetivo” sino más bien porque me sorprendió que pusiera en cuestión la rigurosidad de un libro que en mi opinión es impecable en su respaldo argumentativo. Fue así que me puse a buscar en la obra mencionada, edición 1978, alguna referencia a “las circunstancias en que se negoció el aludido instrumento bilateral (Tratado de 1904)” y la verdad que no me sorprendió encontrar rápidamente un acápite denominado precisamente “El tratado de 1904 fue impuesto por la coacción” entre las páginas 219 y 223 (en esta edición se encuentra entre las páginas 215 y 219)[A1] , que explica amplia y claramente lo que según Bustos, Escobari eludió comentar.
Es tan contundente esa explicación que cabe preguntarse si Bustos realmente revisó el texto que el mismo cita o simplemente fue mayor su deseo por justificar las acciones de Chile al momento de consolidar su dominio sobre el territorio que había usurpado a Bolivia en 1879, amparándose eso sí, en la seguridad de que no muchas personas tienen una copia de la edición de 1978 de la obra aquí comentada.
Por último, es particularmente oportuno publicar la obra culminante de Jorge Escobari Cusicanqui, “Historia Diplomática de Bolivia” en estos momentos, en los cuales Bolivia ha iniciado un proceso judicial contra Chile ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya para recuperar un acceso soberano al mar, pues es precisamente en este libro, cuya primera edición fue publicada en 1972, donde están contenidos los fundamentos históricos del derecho de Bolivia al mar que han sido utilizados por la Dirección Estratégica de Reivindicación Marítima – DIREMAR, para construir la demanda marítima boliviana.
Como se podrá apreciar en estas páginas, el autor desarrolla un análisis histórico de las relaciones con Chile en el que destaca los diversos compromisos asumidos por ese país con el fin de resolver el problema que genera el enclaustramiento boliviano y si bien no llega a sugerir explícitamente que dichos compromisos por su repetitividad y formalismo son obligatorios ante el derecho internacional, sí deja muy en claro que al menos moralmente, Chile debería devolverle a Bolivia una salida soberana al mar.
Esa convicción fue desarrollada por el  autor a partir de los años 60 y reafirmada después por los gobiernos de Santiago, porque desde que Escobari Cusicanqui publicó la primera edición de su libro “El Derecho al mar” (1964), en el que menciona por primera vez la existencia de una obligación de Chile relativa al problema capital de Bolivia; hubo importantes aproximaciones entre los gobiernos de ambos países en las que las autoridades chilenas volvieron a comprometerse a resolver el asunto marítimo. En efecto, durante ese período se produjo lo que el autor denomina “el octavo compromiso chileno” que fue asumido durante “las negociaciones de Chañara” de los años 70 y los “dos desaires” ocurridos en las gestiones “Aproximación Progresiva” y “Enfoque Fresco” de 1983 y 1987, respectivamente. De esa manera, en la última edición de su obra “El Derecho al Mar” (1988), el autor completa “las diez burlas chilenas” que son recogidas y actualizadas en esta obra.
Al respecto, cabe aclarar que el esbozo de dichas obligaciones chilenas fue recogido por el reconocido abogado internacionalista boliviano, Ramiro Orías Arredondo, quien, el año 2000, en base a la teoría de los actos unilaterales de los Estados, planteó por primera vez la posibilidad de acudir a la justicia internacional para exigir el cumplimiento de los compromisos chilenos. Tesis que luego fue adoptada por DIREMAR para diseñar y elaborar la demanda judicial que el Estado Plurinacional de Bolivia presentó en contra de la República de Chile el 24 de abril de 2013.  
Sin más preámbulos, dejó al lector para que inicie su recorrido por la “Historia Diplomática de Bolivia” de Jorge Escobari Cusicanqui que, valga reiterarlo, es la obra más importante de la historiografía boliviana en su parte relativa a las relaciones internacionales.






[1] Reconociendo la existencia de otros valiosísimos aportes, cabe aclarar que no se menciona directamente a los siguientes cuatro libros: 1) “Una obra y un Destino. la política internacio- nal de Bolivia después de la guerra del Chaco” de Alberto Ostria Gutiérrez (1946), 2) “Hacia una nueva Política Exterior Boliviana” de Fernando Salazar Paredes (2000), 3) “las relaciones internacionales de Bolivia. 1825 – 1990” de Eduardo Arze Quiroga (1991), y 4) “Trayectoria de la diplomacia boliviana: 179 años de internacionalismo” de Oscar Patricio vargas Aguirre y Juan Carlos Montecinos luque (2004); debido a que ninguno de ellos trata verdaderamente sobre la historia diplomática de Bolivia, los dos primeros se refieren a las perspectivas a futuro de la diplomacia boliviana, el segundo es una recopilación de los capítulos de prensa y publicaciones especializadas del autor y el tercero es un compendio bibliográfico de todos los Cancilleres de Bolivia de 1825 a 2004.
[2] Los expertos en relaciones internacionales de nuestro país que han expresado su reconocimiento a esta obra y se tiene constancia son: José Ortiz Mercado, Javier Murillo de la Rocha, Armando Loaiza Mariaca, Guillermo Bedregal Gutiérrez, Teodosio Imaña Castro, Alvaro Perez del Castillo, Jorge Siles Salinas, Fernando Salazar Paredes, Julio Sanjinez Goitia, Ramiro Prudencio Lizon, Jorge Gumucio Granier, entre otros.
[3] Entre las páginas 688 y 810 del libro de Abecia Baldivieso publicado en 1979, existen opiniones y expresiones exactamente iguales en su redacción y contenido a las publicadas en 1972 por Escobari Cusicanqui (entre las páginas 153 y 271). Como agravante de esa cuestionable publicación, en la que no existe ninguna cita o referencia bibliográfica de respaldo, está el hecho de que pese a los reclamos realizados por Escobari en su momento, Abecia decidió mantener el plagio en una segunda edición de su libro publicado en 1986. 

8 comentarios:

  1. Hola! Por favor, onde puedo adquirirlo? Soy de São Paulo - Brasil. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro fue publicado en Bolivia por Plural Editores, para encontrarlo y comprarlo online los ISBN de los dos tomos son: 9789995415402 y 9789995415396

      Eliminar
  2. Plagio del libro que eacribio mi padre mientras este muchacho era estudiante. El titulo y hasta la caratula es copia, sin memsionar el contenido.
    Que verguenza para el plagiador.

    ResponderEliminar
  3. Plagio del libro de Jorge Soria Galvarro con el mismo totulo y caratula y contenido. Verguenza!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sr Quiroga el libro Historia Diplomática de Bolvia de Jorge Escobari Cusicanqui (1972) es anterior al de Soria Galvarro (2008). En ese sentido habría que preguntarse quién copió a quién.

      Eliminar
    2. Muy buena respuesta Andrés¡¡¡¡ además de contundente.

      Eliminar
  4. El libro del 1972 tenía otro nombre y carátula. Además el 2013 ya estaba todo listo para el reclamo de La Haya. Qué vergüenza el copiar título, carátula y además querer llevarse los honores del libro original. El 2008 se mandaron libros a la cancillería para guiar a lo que se estaba planeando. Eso no se hace de un año a otro. Vergüenzas por el autor de plagio del 2013. No tienen imaginación ni vergüenza. Invreible !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sr. Jorge SG:
      Flaco favor le hace a la memoria de su padre al insistir en que su libro fue plagiado por mi abuelo, le explico por qué.
      El libro "Historia Diplomática de Bolivia" de Jorge Escobari Cusicanqui fue publicado con ese nombre por primera vez en 1972, desde entonces, dado su éxito y reconocimiento de parte de los entendidos en la materia, el libro fue republicado (corregido y aumentado) en sucesivas ediciones, llegado a la sexta el 2013, que fue una obra postuma pues el autor falleció el año 2000.
      Por otra parte si ud se diera a la tarea de leer ambos libros se daría cuenta de que no existen más coincidencias que el titulo (hay un libro de Salinas Baldivieso (1932) también titulado Historia Diplomática de Bolivia y no hay por qué pensar que se trata de un plagio, pues igualmente hay muchos libros que titulan "Historia de Bolivia") y en todo caso si hubiese algún plagio, sería de quien escribió después pues resulta ilógico que el plagiador haya escrito antes que el plagiado, no cree?
      Finalmente cabe aclarar que el 2008 no se estaba planeando demandar a Chile como usted señala, la idea surgió a finales de 2010, se anunció por primera vez en marzo de 2011 y se hizo efectiva en 2013, por tanto tampoco son ciertas sus suposiciones antojadizas que, como le digo no honran a quien fue su respetable padre.
      Saludos

      Eliminar